ZELJKO OBRADOVIC: LO QUE EL JUGADOR SE LLEVA DE SUS AÑOS DE FORMACIÓN, SE LE QUEDA PARA SIEMPRE

  • -

ZELJKO OBRADOVIC: LO QUE EL JUGADOR SE LLEVA DE SUS AÑOS DE FORMACIÓN, SE LE QUEDA PARA SIEMPRE

Category : Blog , Noticias

Los seguidores de los equipos le ven como a un Dios – pancartas, cantos, las primeras paginas… ¿Es una obligación o carga?

– Sigo trabajando como en toda mi carrera. La carga o la presión son parte del trabajo, pero yo soy el crítico más grande  conmigo mismo. Cuando me despierto por la mañana, pienso, antes de nada sobre mis errores y que es lo mejor para el equipo que llevo. En el trabajo me entrego 100%, todo lo que hago, es para que el equipo mejore y ofrezca buen juego. Sin seguidores esto no tiene sentido, es lo que repito siempre a los jugadores. Cada nuestro entrenamiento y el partido son una obligación hacia los seguidores de Fener. Intento aislarme de los medios, lo único importante es que los seguidores estén con nosotros.

 

¿Cómo son sus pre temporadas?

– En mi caso la pre temporada siempre dura 6 semanas, 42 días de trabajo y unos 50 entrenamientos. Además, unos 12 partidos amistosos. Es muy importante que el jugador se acostumbre al entrenador y el entrenador al jugador. Durante la temporada es normal tener buenos momentos y momentos de la crisis.

¿Ve los jugadores de otros equipos que le  parecen interesantes?

– Es muy pronto pensar sobre ellos. Cuando inicio la temporada, les digo a los jugadores: “SOIS LOS MEJORES”, pero recae sobre ellos justificarlo.

Me gustaría volver al año 1992 y el dato que sus principales jugadores Djordjevic y Danilovic no tenían la comunicación. ¿Como has conseguido que esto no se note en el campo y que este incidente no rompa la química del equipo?

– Ellos son mejores en la lectura del juego, chocaban la mano tras cada acción, pero no han hablado entre ellos (ríe). Esto demuestra que son verdaderos amigos “de la cancha”. Muchas veces les digo a los jugadores: “es más fácil encontrar a un amigo para sentarse en una cafetería que para que te ayude en la cancha. Ahí se ve vuestra amistad, cuando hay un enfrentamiento, pero luego os dais un abrazo”. Ellos ahora hablan muy bien sobre este tema, porque han sido el mejor tandem. Se entendían, sabían las intenciones del otro de una manera fenomenal, eran dos lideres sin la menor duda y el equipo ha ganado en todo esto.

¿Han tenido más situaciones parecidas en su carrera?

  • Todos los jugadores y entrenadores tienen que entender que son personas públicas y que la gente les ve así. Nadie dice: “Zeljko ha hecho esto”, sino “Zeljko, entrenador del Fenerbache ha hecho esto”. Si hay problemas entre dos jugadores, siempre he buscado primero el dialogo. Hay que reaccionar enseguida, cortar de raíz el problema. Cuando un jugador me habla mal de un compañero, le paro y digo “llama le y hablamos con él”. Por la naturaleza de mi trabajo tengo que proteger a todos por igual. Es conocido que los jugadores son egoístas y esto no es nada nuevo. Esto os destroza el ambiente en el equipo, lo que es mucha veces más importantes que sus 40 puntos. Solo tolero a los jugadores egoístas si desean ser los mejores del equipo, a la vez ayudando a todos. El equipo y club son lo más importante.

 

¿Dónde se ha encontrado mejor como el entrenador y dónde piensa que ha tenido más presión?

– Cuando pienso en el pasado, la forma como he llegado a convertirme en un entrenador, siempre está detrás de una decisión. Buen o mala, con esta decisión hay que vivir. Me gusta consultar a otras personas, pero la decisión final es mía. Cuando he decidido ser el entrenador, que haga salto al traje del entrenador, esto lo sabían mis amigos Dragan Kikanovic y Milenko Savovoc. Muchos han dicho que es una decisión equivocada, pero yo sabía que he acertado. Con 33 años me he ido para entrenar a Juventud, conocedor de sus objetivos, pero esto se ha realizado. Luego he firmado con el Real Madrid, un contrato a un año con la opción al segundo si quedamos campeones de Europa. ¿Se imaginan esta presión? Mi agente me pregunta “¿tu estas bien de cabeza?”. Le respondí, que da igual, si no somos campeones de Europa me van echar de cualquier manera (risa). Luego te sientas a firmar nuevo contrato como el campeón de Europa. Luego Beneton, humanamente fenomenal, la organización, una ciudad pequeña pero un gran club. Para finalizar Panathenaikos y Fener, con un montón de seguidores. Nunca voy a olvidar mis años entre los “verdes” de Atenas.

¿Entonces, dónde ha sido más difícil?

– La clave es que en todos los clubes te ven como a un extranjero, hoy mismo es así y en todos los sitios la presión es grande. Aprendes a vivir con esto. Pero, nadie hace más presión para trabajar con calidad y que seas fiel a un proyecto que yo mismo. Se que amo este deporte y que me doy íntegramente. Alguna vez está muy bien, otras no es suficientes, pero así es todo en la vida.

¿Cómo podrías formular tu filosofía de entrenador?

– El baloncesto es un deporte en constante cambio. Los jugadores son diferentes, pero tanto hoy, como antes, tienen que pensar muy rápido en la cancha. Todos los jugadores buenos piensan rápido y toman buenas decisiones para el equipo. Creo que las estrellas de baloncesto de hace 20 o más años serían estrellas hoy mismo, gracias a su mentalidad. La dedicación al baloncesto es una de mis lemas. Todos deseamos jugar al baloncesto para que el seguidor termine satisfecho, pero antes de nada, nosotros mismos tenemos que terminar satisfechos. No paro de repetir a mis jugadores: “cuando termines el partido, tienes que saber que has disfrutado en la cancha.” Siempre les pido, como el equipo, que realicen algo extraordinario, que me sorprendan. He llevado a todo el equipo de cena si un jugador mío realiza un bonito, imprevisible movimiento, alguna finta, movimiento, pase…. Igual suena pretencioso, pero veo muchas cosas en la cancha con anticipación, tengo buena predicción. Me encanta que un jugador me sorprenda, porque entonces se que hemos avanzado en el juego y satisfacer a nosotros y a los seguidores. La creatividad, la dedicación, buena organización de los entrenamientos y juego en equipo – esto son elementos de mi filosofía. Que los jugadores tengan la misma visión de éxito colectivo como el entrenador.

 

¿Y su lema de la vida?

– Te tienes que despertar cada mañana feliz y disfrutando de la vida. La vida es irrepetible y hay que comportarse así. Cuando tengo tiempo libre, me encanta juntarme con las personas, soy muy grande filántropo, tengo muchos amigos.


 En you tube sale como estrella por mezclar diferentes idiomas en el banquillo, durante los tiempos muertos o cuando discute en la mesa de anotadores.

– Durante el partido estas bajo una tremenda tensión y presión y no es fácil tener el control. Esto simplemente sale de mi, mi comunicación con los jugadores es en ingles, con una ayudante hablo en serbio, con el otro en español, también están los árbitros con los que se habla en diferentes idiomas, lo que te lleva a una confusión. No tengo problemas con esto, se puede considerar simpático. No aguanto la injusticia. Soy impulsivo, la injusticia me afecta mucho y entonces reacciono. Mi único deseo es ayudar a los jugadores y si alguna vez empleo alguna palabra fea, ellos saben que no pienso nada malo y que no es personal. Al contrario. Estoy aquí por ellos, para que todos sigamos mejorando y que el equipo gane. Tengo la hija de su edad y por eso digo que son como mis hijos. De verdad lo pienso y lo siento así.

  ¿Os molestan los micrófonos alrededor del banquillo?

– ¡Es una gran tontería! A quien le interesa sobre lo que habla un entrenador con su jugador, y encima te encuentras alguno muy listo para juzgarte. Invito a estos señores que se vengan al banquillo y que prueben dedicarse al trabajo de entrenador, para que podamos ver su cultura y tranquilidad cuando están bajo presión. Te pregunto: ¿por qué no ponen los micrófonos en la reunión de gobierno para que podemos oír lo que dicen? Trabajas todo el año, juegas una final, todo se resume en un tiempo muerto y una acción tras este tiempo muerto y alguien te encuentra un fallo. ¿A dónde nos lleva todo esto? Todos nos hemos convertido en un Gran hermano y eso no está bien. Mira, durante la entrevista, se han acercado varias personas para pedir autógrafos. ¿Alguien ha pedido perdón por cortar nuestra entrevista? ¡Nadie! Todos piensan que tu, como eres una persona publica, tienes que estar accesible como ellos consideran. Salgo por la noche a cenar, viene alguien a las dos de la mañana y te pide una foto. Cinco minutos más tarde sale en Facebook: Zeljko Obradovic trasnochando.

  ¿Cuál es su quinteto preferido?

– Dražen, Toni, Radja, Divac y Paspalj.

 

  ¿Y el jugador?

– Con Diamatidis he trabajado más tiempo. Empezar por Sasha Djordjevic y Danilovic (Partizan), luego Villacampa, Korni Thompson y hermanos Jofresa, Sabonis y Arlaukas en Real Madrid, Rebraca, Pitis y Williams en Beneton, Diamantidis, Bodiroga, Rebraca, Rodgers, Midleton, Papadopulos en Grecia…

 

¿Hay jugadores con los que no está en buenas relaciones?

– Spanoulis y Jaka Lakovic son los dos únicos jugadores con los que hoy no hablo. Ellos saben porque. Te prometen que te van a responder a la oferta y nunca más te llaman. Tengo máximo respeto hacia ellos, son dos buenos profesionales… Les deseo lo mejor, pero no hablo con ellos. Cundo me das la palabra, yo tengo esto como un contrato. Si vienes y me dices “hemos tomado otra decisión”, no habría ningún problema. Hay jugadores que no han querido jugar conmigo. Pero, en su caso no han respetado su palabra y aquí termina toda la historia.

  Una pregunta sobre la NBA. Al principio decía – no ire nunca ahí, para luego terminar en el campus de Detroit Pistons. ¿Que piensan sobre ellos?

– Lo he explicado anteriormente que me han llamado a las entrevistas ahí, pero no lo he aceptado. Se sabe quien soy y que soy, si os gusta, vienen a verme. No estoy seguro que haya una posibilidad de la NBA en mi caso. He trabajado en los clubes con excelente organización, con las condiciones inmejorables, los pabellones llenos con los seguidores muy fieles, por lo que me sigo viendo en Turquía. Conozco muchas personas y he trabajado con ellos que ahora están en la NBA. Es magnifico sentarse y hablar con las personas que aman al baloncesto y discutir con ellos.

  ¿Qué han visto en USA? ¿Qué diferencia tiene su estilo de trabajo con el nuestro?

– Esto meses han sido fenomenales, prácticamente estábamos dentro del equipo. El baloncesto, para mi, en todos los sitios es igual. Se anota algo más o menos, pero la diferencia está en la organización, ahí es todo más fácil, el negocio es más grande. El juego es el mismo. Tienes que defender y anotar. Creo que muchos entrenadores de Europa pueden estar en el banquillo de los equipos NBA.

  ¿Y de los jugadores, quien es el que más le ha impresionado?

– Hay muchos jugadores fantásticos, pero destacare uno – Lebrón James. Es un fenómeno. En la pre temporada, jugador como si se trata de una final. Es muy dominante por su físico, rebotea, juega en defensa, anota cuando es necesario. También, Durant, un magnifico anotador, uno de los mejores que he visto. Para no mencionar a los demás. Mencionaría a Tim Duncan.

De la NBA volvemos a la realidad serbia. ¿Por qué no producimos más estrellas y como cambiar esto?

– Prefiero no contestar sobre esta pregunta, porque luego todos están en mi contra – otra vez nos enseña como se hacen las cosas. Solo voy a decir que hay que dedicar mucha atención al trabajo con los jugadores jóvenes. Lo que el jugador se lleve de sus años de formación se le queda para siempre.

 Los tiempos cambian y los padres y jugadores, especialmente de las familias más pobres, les parece más importante cobrar por su talento. También, los agentes se comportan como unos depredadores…

– Ha dicho todo. Hay muchas cosas en los que no puedes influir, pero para un jugador joven lo más importante es que tenga la cabeza “limpia” y que no les vayan engañando con los cuentos de “millones”. ¿Cuántos jugadores se han estrellando buscando el dinero y dónde están ahora?

  ¿Qué va hacer cuando termine su carrera como entrenador?

– Vamos a abrir un bar en la costa de Atenas y vamos a disfrutar (ríe). Voy a juntarme con las personas, amigos, familia y de vez en cuando, ver algún partido de baloncesto.

La última pregunta: ¿de dónde sale su mote ZOC?

– Ha sido un buen amigo de Cacak en el año 1973. Estábamos practicando el tiro y rompiendo las redes de baloncesto. Se decía que cada tiro rompe la red. En un momento meto un buen triple y este amigo me dice: Zeljko Obradovic Cepac (rompe redes). Y se quedo ZOC.

Entrevista de Saša M. Stajić, Intevju (2014)

¿Te ha gustado?, ahora puedes compartirlo: